1897 - 2019

122º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Qué opinan los expertos argentinos sobre el informe de la ONU que sugiere comer menos carne. Los 3 científicos que participaron del informe explican el impacto de la producción de alimentos y hablan de la situación en el país.

“Los ganaderos se van a enojar conmigo, pero el informe emite una alerta amarilla acerca de la calidad de ciertas dietas y sugiere ir a otras basadas en verduras, legumbres, pescados, tipo dietas mediterráneas, y disminuir fuertemente el consumo de carnes rojas”. Las palabras de Miguel Taboada, director del Instituto de Suelos del INTA, reportan una novedad. Porque -sin contar las limitaciones que impone la economía argentina-, cuando se habla de “comer menos carne” suele ser en términos de la salud. Ahora se sumó la pata medioambiental, es decir, la sugerencia de inclinarse a dietas con menor cantidad de productos animales para ayudar a paliar los efectos del cambio climático. Así lo especifica un reporte aprobado esta semana en Ginebra por el plenario de la asamblea del Intergovernmental Panel on Climate Change (el IPCC o Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), preparado por 107 científicos de 52 países, más de la mitad, naciones en desarrollo. Participaron tres argentinos. Clarín habló con ellos.

En el documento, las evaluaciones del dramático "estado de la cuestión" del planeta, las hipótesis y recomendaciones son muchas. Pero vale destacar el título: “El cambio climático y la tierra”. Como explicó Carolina Vera, profesora del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, y una de las que (igual que Taboada) participó de la elaboración de este copioso informe, “la palabra del título es ‘land’ –y no ‘Earth’-, o sea, la parte de la superficie libre de océanos y hielos”. Es la primera vez que un documento de este tipo pone el foco en el suelo. Del suelo a la comida hay un paso.

El tercer argentino que participó en el reporte del IPCC es Esteban Jobbagy, investigador principal del CONICET que trabaja en el Grupo de Estudios Ambientales del Instituto de Matemática Aplicada de San Luis. “Lo que hace único a este reporte es que explora cómo el tipo de dieta termina impactando sobre el clima. Una de las variables importantes respecto de esto es el consumo de carne, pero hay que remarcar que no es el único. Hay muchos otros componentes del sistema alimentario que hacen a la impronta climática”.

Las cifras hablan solas. El reporte indica que el 75% del suelo argentino está sufriendo algún tipo de degradación. A la vez, explicó Vera, “el uso de la tierra para fines agrícola-ganadores, silvícolas y de otra índole contribuyen globalmente con el 23% de las emisiones antropógenas (generadas por los humanos) totales de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Esa contribución en el inventario de gases de Argentina es del 39% del total de emisiones”.

¿Cómo se vinculan agricultura, ganadería y los famosos GEI? Todo el mundo sabe del tema del metano y las vacas, pero hay otras relaciones "complejas y nada lineales", destacó Ezequiel Arrieta, becario del Conicet especializado en dietas sostenibles: “El impacto se da por la enorme superficie de tierra destinada a agricultura y ganadería. El 70% por ciento de las tierras agrícolas del mundo son destinadas al ganado, pero hay que tener en cuenta que el 30% de las tierras cultivadas de las que se obtienen granos se destina a alimentar a pollos y cerdos". Según Taboada, “en 1990, Argentina producía 25 millones de toneladas de granos. Ahora 150 millones".

Para cultivar muchas veces se requiere deforestar. “Pero también está el tema de la degradación del suelo, que ocurre cuando el número de animales en cierta superficie es mayor a la que el suelo puede soportar. Además, a veces hay un mal manejo: una cosa es si tenés un grupo de vacas y las vas llevando de una hectárea a otra, pero si las tenés siempre en el mismo lugar, se produce una sobrecarga", describió Arrieta.

Según explicó, “en algunos lugares no se maneja del todo mal, como la región pampeana. Pero ahí el suelo es fértil, hay mucho pasto y buen alimento. En Chaco, norte de Córdoba, San Luis, Santiago del Estero, el suelo es distinto y no se banca el mismo manejo. Las vacas se comen todo el pasto, la tierra queda al descubierto, viene una lluvia que se lleva el suelo, las vacas de 500 kilos pisotean todo y el piso se compacta y se degrada”.

Fuente o sumidero
El reporte distingue un tema clave: el suelo puede ser una fuente de carbono (CO2, uno de los principales GEI) o, en cambio, un “reservorio”, un sumidero de carbono. Depende del manejo humano.

Por eso, “la agriculturización y el pastoreo en tierras vulnerables es considerado uno de los peores usos. En Argentina hay 286 millones de hectáreas: 100 millones ya están erosionadas por viento o agua con mayor o menor gravedad. Esa superficie, hace unos 10 o 15 años, estaba en 70 millones. A este proceso, cuando se vuelve irreversible, lo llamamos desertificación”, explicó Taboada.

Además, siguió, "está el problema del desbalance de nutrientes del suelo: fósforo, calcio… lo estamos empezando a sentir, por el mal manejo. Son nutrientes que surgieron de los ciclos geológicos hace millones de años y si se los lleva el cultivo y te los comés, no se reponen más que con fertilizantes. La agricultura y la ganadería vinieron haciendo una minería de los suelos y muy pocos productores reponen lo que hay que reponer”.

En la mesa de los argentinos
¿Cuánta carne producimos y consumimos los argentinos? Fernando Canosa, director de la Sociedad Rural Argentina, explicó a Clarín que “se ingieren unos 110 kilos de carne por persona, por año, contando carne vacuna, pollo y cerdo. En cuanto a la producción, se exportan 650.000 toneladas de carne vacuna y para consumo interno, unas 2,5 millones de toneladas”.

Pero Canosa cree que el problema medioambiental no pasa estrictamente por ahí: “El sector productor de alimentos es minoritario en cuanto a la emisión de gases. Es mucho más importante el transporte y el uso de energía fósil en general, que por su poderío económico se trata de tapar. Está claro que se produce emisión de gases por los rumiantes y por un mal uso del suelo, pero no es todo lo mismo”.

Así, aseguró, “en un vacuno que llega a las góndolas, el 90% de su energía viene del pasto, que tiene balance de carbono positivo, o sea que es mayor el secuestro de carbono que la emisión. En Argentina, lejos de entrar en un problema deberíamos tener un futuro cercano con alguna ventaja. Somos carbono positivo”.

Los niveles de optimismo no son todos iguales. A su modo, los investigadores ven una luz al final de un camino que habría que transitar. Según Jobbagy, “las acciones deberían ser múltiples: cambios de hábito y en la regulación del uso de la tierra, con incentivos y restricciones, al igual que en las cadenas de suministro. ¿Querés vender carne? Bueno tenés que tener un trazado donde se vea de dónde viene, cómo fue alimentado el ganado… tiene que ver con las cadenas de valor, comercialización y consumo”.

Según aclaró Vera, “acciones coordinadas para combatir el cambio climático pueden mejorar simultáneamente las condiciones de la tierra, la seguridad alimentaria y la nutrición, así como ayudar a acabar con el hambre. La forma que producimos los alimentos importa, así como nuestra dieta”.

¿Cómo debería ser esa dieta? “El reporte concluye que las dietas equilibradas basadas en alimentos de origen vegetal (como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras) y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible en sistemas que generen pocas emisiones de GEI presentan mayores oportunidades de adaptación al cambio climático”, resumió Vera. Pero matizó: “Si bien existe una mayor conciencia, se lo ve como un problema lejano cuya solución no está en manos de los argentinos. Cada grado de calentamiento global impacta y cada acción para reducirlo cuenta”.

Con aire optimista, Taboada sostuvo que “hay estrategias posibles de manejo de la tierra basadas en agricultura y ganadería sustentables, en el buen manejo de los pastizales y ecosistemas naturales, que busquen generar beneficios en la mitigación y adaptación al cambio climático”. Para ello, insistió, no habría que perder de vista que "los suelos son fenomenales sumideros de carbono. Son la vedette del momento".

Fuente: Irene Hartmann - Diario Clarín

Online

Hay 369 invitados y ningún miembro en línea

play w
CAPACITACIÓN ONLINE 
[ Educación contínua ]

Cursos & Eventos

No event in the calendar
August 2019
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

También le puede interesar...

AsArBa informa: Novedades de la WAP

This month: Moving TripAdvisor to take action for wild animals.

With World Lion Day, Elephant Day, Orangutan Day, and International Tiger Day taking place recently - the world's attention has been turned towards wildlife. These awareness days are the perfect chance to remind 'the world's largest travel site' TripAdvisor that it must do more to protect wild animals, by ending the promotion and sale of tickets to cruel wildlife attractions.

[ READ MORE HERE ]

Boletín Veterinario Federal - BVFN22

Año I N° 22 – 16 al 30 de Noviembre de 2016

[ VER EL BOLETÍN AQUÍ ]

 

El rincón de las buenas noticias

LA SIAL CHINA COMENZÓ CON DEMANDA MUY SOSTENIDA Y BUENOS PRECIOS

El primer día de la Sial China dejó en claro por qué es una de las ferias más importantes para los exportadores argentinos, con buenos precios y una demanda que crece año tras año. El Ministro de Agroindustria de la Nación visitó el stand del IPCVA y se reunió con los empresarios para informar sobre la apertura del mercado japonés para la Patagonia.

Ya no se trata sólo de garrón y brazuelo, los cortes más demandados por los importadores chinos. La Sial Shanghái 2018 que comenzó hoy dejó en claro que tanto los exportadores argentinos como los compradores de China van por más en una relación que crece año tras año en forma vertiginosa.
De hecho, cuando a media mañana llegó al stand el Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, las 27 empresas que acompañan al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) ya trabajaban a destajo en medio de una multitud de importadores orientales que inundaban los pasillos.
Mario Ravettino, Vicepresidente del IPCVA, recibió a Etchevehere (acompañado por una comitiva público-privada), y al embajador argentino en China, Diego Guelar, y les explicó el funcionamiento del Pabellón Argentine Beef, con boxes individuales para empresas, un salón de reuniones, dos front desk, y un restaurante de treinta mesas en el que en el primer día se sirvieron más de 100 kilos de bife ancho a la parrilla.

Nuevas demandas, buenos precios

“Es una feria que ya está al mismo nivel que la Sial de París o Anuga”, dijo Ravettino que, a la vez, destacó que los compradores chinos se van sofisticando y comienzan a demandar otros productos y cortes de alto valor.
De hecho, algunos empresarios comentaban en los pasillos que ya venden cortes finos a precios similares a los de la cuota Hilton, aunque aún en pequeñas cantidades.
“A eso estamos apostando desde el Instituto”, agregó Raettino. “Y ya estamos trabajando fuertemente para que nuestra carne comience a ser reconocida también en Oriente como una de las mejores del mundo”.
En cuanto a los precios de la primera jornada, se registraron operaciones que rondaron los 5.300 dólares para el garrón y el brazuelo, 5.200 para algunos cortes de la rueda, 4.300 para el asado, 4.400 para la vaca compensada en cortes, y 3.900 a 4.000 para la vaca en manta (todo congelado y sin hueso).

Buenas noticias

“Venimos con buenas noticias desde Japón”, aseguró por Etchevehere, quien informó personalmente a los empresarios sobre a apertura de la Patagonia como paso previo y necesario a la apertura del resto del país. Además, el Ministro felicitó a los exportadores y aseguró que el gobierno va a seguir trabajando para el crecimiento de la cadena a través de la apertura de nuevos mercados, la consolidación de los existentes y la desburocratización del Estado.
Además, el Ministro y los empresarios mantuvieron reuniones con empresas locales de logística y referentes del gigante informático Alí Babá.
Durante la primera jornada de la muestra, el stand del IPCVA también recibió la visita del Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan.

Lo que viene

El jueves 17 de mayo, en el Pabellón del Argentine Beef se presentarán los resultados preliminares del estudio de mercado que encargó el IPCVA a la empresa local Agribusiness (en China y Hong Kong) y los lineamientos de algunas acciones de marketing para los próximos meses. Además, el influencer KOL Fanfan, con millones de seguidores en redes sociales, cocinará platos típicos de la gastronomía china con carne argentina (Bifengtang beef y Hangjiao Beef).
En resumen, la primera jornada de la Sial 2018 concluyó con mucho optimismo por parte de los exportadores quienes ante la demanda ya comienzan a pensar en la participación en la nueva mega feria que va a organizar en noviembre de este año el gobierno chino (Shanghái Impo-Export) con más de 50.000 metros cuadrados de pabellones.

FUENTE: IPCVA