1897 - 2019

122º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

El ratón cantor de Alston produce canciones extraordinarias y los investigadores han descubierto grandes similitudes con nuestras conversaciones y podrían ayudar a estudiar cómo el autismo lleva a las personas a tener problemas al conversar.

En lo alto de las montañas de Centroamérica vive una pequeña criatura poco conocida llamada ratón cantor de Alston o ratón de cola corta. Este roedor, que pasa su vida escabulléndose por el suelo del bosque de niebla, parece que no tuviera mucho que decirnos sobre nosotros mismos.

No obstante, el ratón produce canciones extraordinarias, y los investigadores han descubierto grandes similitudes con nuestras conversaciones. Esta habilidad podría estar relacionada de manera evolutiva a las raíces antiguas del lenguaje humano.

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

Los científicos han batallado durante más de un siglo para descubrir el origen del lenguaje en los mamíferos que fueron nuestros ancestros.

“Hasta fechas muy recientes todavía existía esta creencia de que el habla humana y las vocalizaciones de los mamíferos son dos cosas completamente diferentes”, dijo Steffen R. Hage, un neurobiólogo en la Universidad de Tubinga, en Alemania.

Ningún otro mamífero posee un cerebro capaz de hacer lo que se requiere para el lenguaje humano: desde entender las reglas de la gramática hasta coordinar rápidamente órdenes complejas a los músculos en la boca y la garganta.

Estudios previos indicaron que los mamíferos usaban circuitos cerebrales mucho más simples para comunicarse.

Se pensaba que, si un mono era confrontado por otro mono, los centros de procesamiento del cerebro mandarían una señal a un conjunto de neuronas en el tallo cerebral. El tallo entonces enviaría órdenes a la boca y la garganta para producir una reacción.

No obstante, resulta que los monos pueden controlar sus sonidos de maneras que los investigadores previos no reconocieron. Los científicos pueden entrenar monos para reaccionar solo cuando ven un indicador en un monitor de computadora, por ejemplo. Para ejercer este control, los monos usan conjuntos de neuronas en la capa exterior del cerebro conocida como la corteza cerebral.

Nosotros tenemos conjuntos cerebrales similares, y son esenciales para el lenguaje. Esta similitud entre humanos y monos significa que la base del lenguaje evolucionó en nuestros ancestros primates distantes.

Cuando los científicos examinaron a los ratones —parientes nuestros mucho más lejanos que los monos, obviamente— descubrieron que no había evidencia de este tipo de control. Los ratones caseros, las especies favoritas de los científicos, producen chillidos ultrasónicos simples.

En 2011, Michael A. Long, un neurocientífico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, escuchó por primera vez sobre los ratones cantores de Alston y se dio cuenta de que, en lo que respecta al sonido, son mucho más interesantes que los ratones de laboratorio. Los ratones cantores producen arias de fuertes chillidos que pueden durar hasta dieciséis segundos, y cada ratón produce su propia canción distintiva.

“Es su código de barras que dice: ‘Este soy yo’”, dijo Long.

Los ratones cantores de Alston a veces emiten una canción cuando están solos, pero son especialmente parlanchines cuando otros ratones están en los alrededores. Los machos cantan para pelear por territorio con otros machos, y tanto machos y hembras se cantan el uno al otro durante el cortejo.

Al trabajar en conjunto con Steven M. Phelps, un biólogo en la Universidad de Texas en Austin, Long instaló un hogar para los ratones en su laboratorio para estudiar sus cerebros.

“Son como divas”, dijo. “Necesitan equipo de ejercicio en sus jaulas y dietas especializadas. Pero prosperan aquí”.

Un día, Andrew M. Matheson, uno de los estudiantes de posgrado de Long, notó algo peculiar sobre dos ratones machos en jaulas cercanas. En vez de cantarle uno al otro, parecía que tenían una conversación.

Long y sus colegas al final descubrieron que la corazonada de Matheson era correcta. El canto de los ratones nunca se encimaba: cada ratón esperaba a que el otro terminara, y entonces comenzaba dentro de una fracción de segundo.

“Son educados en la conversación”, dijo Arkarup Banerjee, un investigador de posgrado en el laboratorio de Long.

Para Long, estos patrones fueron sorprendentemente similares a la conversación humana. “Estamos configurados para ser comunicadores excepcionales”, dijo. “Es como golpear una pelota de tenis justo del otro lado de la red, ida y vuelta. Y la neurología no ha comprendido cómo el cerebro hace eso”.

Así que los investigadores comenzaron a analizar los cerebros del ratón, para buscar las neuronas que los hacen ser narradores “educados”.

En un experimento, los investigadores enfriaron áreas del cerebro del roedor en unos cuantos grados, lo que lentificó a las neuronas. Un área en la corteza del ratón es esencial para controlar su canto, descubrieron los científicos. Si desciende la temperatura en esta área, el ratón emite canciones extendidas, al agregar notas adicionales.

Los investigadores también inyectaron drogas neurobloqueadoras en el área del cerebro y después reprodujeron una grabación de otro macho. Los machos narcotizados a menudo fracasaron en responder. Y cuando lo hicieron, también fueron lentos al inicio, al tomarles segundos para comenzar su propia canción.

Long piensa que esta área de la corteza del ratón es crucial para la comunicación especial del ratón. “Consideramos que es su conductor”, dijo. “Permite a los animales cantar de esta manera por turnos”.

El estudio fue publicado el 28 de febrero en Science. Hage, quien no estuvo involucrado en la investigación, dijo que los resultados eran tanto sorprendentes como convincentes.

Muestran por primera vez que mamíferos diferentes a los primates pueden usar la corteza cerebral para controlar sus sonidos. Lo que es más importante, dijo Hage, los hallazgos plantean la posibilidad de que el ancestro común de humanos y roedores, que vivió alrededor de hace cien millones de años, ya tenía esa habilidad.

“Es una característica que, al final, es crucial para la evolución del habla humana”, dijo Hage.

La experiencia enseñó a Long que hay riesgo en depender demasiado en un tipo de ratón mientras se ignora al resto de la biodiversidad. “Esto expone el enorme punto ciego de apostar todo en una sola especie”, dijo.

Es posible que los circuitos en los ratones cantores de Alston y los humanos sean tan similares que estén influenciados por los mismos genes. Eso podría convertir a los ratones en buenos modelos para estudiar cómo el autismo lleva a las personas a tener problemas con las conversaciones —algo que Long describe como “una caja negra”—.

Long se prepara para realizar ingeniería genética en los ratones cantores de Alston con algunas de las mutaciones vinculadas al autismo.

“Intentaremos entender cómo afectan la comunicación en un sistema más simple, para que podamos llegar al centro de lo que realmente está pasando”, dijo.

Fuente: Christopher Auger-Domínguez - New York Times

Online

Hay 925 invitados y ningún miembro en línea

play w
CAPACITACIÓN ONLINE 
[ Educación contínua ]

Cursos & Eventos

No event in the calendar
July 2019
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

También le puede interesar...

AsArBa informa: Novedades de la WAP

This month: Moving TripAdvisor to take action for wild animals.

With World Lion Day, Elephant Day, Orangutan Day, and International Tiger Day taking place recently - the world's attention has been turned towards wildlife. These awareness days are the perfect chance to remind 'the world's largest travel site' TripAdvisor that it must do more to protect wild animals, by ending the promotion and sale of tickets to cruel wildlife attractions.

[ READ MORE HERE ]

Boletín Veterinario Federal - BVFN22

Año I N° 22 – 16 al 30 de Noviembre de 2016

[ VER EL BOLETÍN AQUÍ ]

 

El rincón de las buenas noticias

LA SIAL CHINA COMENZÓ CON DEMANDA MUY SOSTENIDA Y BUENOS PRECIOS

El primer día de la Sial China dejó en claro por qué es una de las ferias más importantes para los exportadores argentinos, con buenos precios y una demanda que crece año tras año. El Ministro de Agroindustria de la Nación visitó el stand del IPCVA y se reunió con los empresarios para informar sobre la apertura del mercado japonés para la Patagonia.

Ya no se trata sólo de garrón y brazuelo, los cortes más demandados por los importadores chinos. La Sial Shanghái 2018 que comenzó hoy dejó en claro que tanto los exportadores argentinos como los compradores de China van por más en una relación que crece año tras año en forma vertiginosa.
De hecho, cuando a media mañana llegó al stand el Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, las 27 empresas que acompañan al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) ya trabajaban a destajo en medio de una multitud de importadores orientales que inundaban los pasillos.
Mario Ravettino, Vicepresidente del IPCVA, recibió a Etchevehere (acompañado por una comitiva público-privada), y al embajador argentino en China, Diego Guelar, y les explicó el funcionamiento del Pabellón Argentine Beef, con boxes individuales para empresas, un salón de reuniones, dos front desk, y un restaurante de treinta mesas en el que en el primer día se sirvieron más de 100 kilos de bife ancho a la parrilla.

Nuevas demandas, buenos precios

“Es una feria que ya está al mismo nivel que la Sial de París o Anuga”, dijo Ravettino que, a la vez, destacó que los compradores chinos se van sofisticando y comienzan a demandar otros productos y cortes de alto valor.
De hecho, algunos empresarios comentaban en los pasillos que ya venden cortes finos a precios similares a los de la cuota Hilton, aunque aún en pequeñas cantidades.
“A eso estamos apostando desde el Instituto”, agregó Raettino. “Y ya estamos trabajando fuertemente para que nuestra carne comience a ser reconocida también en Oriente como una de las mejores del mundo”.
En cuanto a los precios de la primera jornada, se registraron operaciones que rondaron los 5.300 dólares para el garrón y el brazuelo, 5.200 para algunos cortes de la rueda, 4.300 para el asado, 4.400 para la vaca compensada en cortes, y 3.900 a 4.000 para la vaca en manta (todo congelado y sin hueso).

Buenas noticias

“Venimos con buenas noticias desde Japón”, aseguró por Etchevehere, quien informó personalmente a los empresarios sobre a apertura de la Patagonia como paso previo y necesario a la apertura del resto del país. Además, el Ministro felicitó a los exportadores y aseguró que el gobierno va a seguir trabajando para el crecimiento de la cadena a través de la apertura de nuevos mercados, la consolidación de los existentes y la desburocratización del Estado.
Además, el Ministro y los empresarios mantuvieron reuniones con empresas locales de logística y referentes del gigante informático Alí Babá.
Durante la primera jornada de la muestra, el stand del IPCVA también recibió la visita del Comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan.

Lo que viene

El jueves 17 de mayo, en el Pabellón del Argentine Beef se presentarán los resultados preliminares del estudio de mercado que encargó el IPCVA a la empresa local Agribusiness (en China y Hong Kong) y los lineamientos de algunas acciones de marketing para los próximos meses. Además, el influencer KOL Fanfan, con millones de seguidores en redes sociales, cocinará platos típicos de la gastronomía china con carne argentina (Bifengtang beef y Hangjiao Beef).
En resumen, la primera jornada de la Sial 2018 concluyó con mucho optimismo por parte de los exportadores quienes ante la demanda ya comienzan a pensar en la participación en la nueva mega feria que va a organizar en noviembre de este año el gobierno chino (Shanghái Impo-Export) con más de 50.000 metros cuadrados de pabellones.

FUENTE: IPCVA